Las rutas alimentarias vía las preferencias de los consumidores como detonador del Turismo Rural en Sonora

Project Details

Description

El turismo se ha posicionado como una actividad económica de gran relevancia en Sonora. En 2009, con una afluencia de 7, 024,039 turistas se generaron ingresos del orden de los $20,635 millones de pesos, representando el 14.1% del PIB estatal (COFETUR, 2010). Estas cifras, permiten dimensionar el impacto que genera el turismo en el estado, especialmente en aquéllos sitios que son importantes receptores de turistas, como vienen siendo los destinos de playa y urbanos, principalmente (COFETUR, 2008).
En este sentido, aunque el turismo es una actividad que puede generar un importante desarrollo, no todas las regiones del estado se han visto favorecidas, en especial aquéllas ubicadas en las zonas rurales. De ahí, que diversas iniciativas, tanto de organismos oficiales, como privados y académicos, se estén dirigiendo a promover e impulsar el turismo en las zonas rurales. Así, se han conformado algunos circuitos en el interior del como: las rutas “Río Sonora”, “las Misiones”, “Yécora”, “Sierra Alta” y “Sierra Mar” en una oferta turística que bien puede denominarse la “Sonora Rural”. Cada una de esas rutas representa un primer avance hacia lo que se puede identificar como turismo rural toda vez que se promueven distintos atractivos turísticos de cada localidad/comunidad rural que, de forma general, tienen que ver con elementos del paisaje, edificios, monumentos, visitas culturales, la realización de actividades deportivas y la fotografía (Sonora turismo, 2010).

No obstante, aunque estas opciones se han convertido en interesantes propuestas para estimular el turismo en algunos pueblos de la entidad (Salido et al., 2009), es conveniente destacar que tales rutas no se vinculan con otros componentes económicos esenciales de los cuales depende una amplia parte de la población que habita las localidades que conforman c/u de tales circuitos. Por ejemplo, no toman en cuenta la promoción integral de los productos agroalimentarios distintivos de la región con una visión de mediano y largo plazo orientada a incentivar la generación de oportunidades de producción y comercio no sólo para la población que participa en el ofrecimiento del servicio turístico sino también para los productores rurales y demás población vinculada a tales actividades económicas.

En correspondencia con esa necesidad de generar mayores oportunidades de desarrollo económico para la población rural y retomando ese nexo entre la alimentación, el desarrollo rural y el turismo, surge la propuesta de “rutas alimentarias” como una posible planeación de recorridos o itinerarios que permiten “… reconocer y disfrutar de forma organizada el proceso productivo, agropecuario, industrial y la degustación de la cocina regional […como…] expresiones de la identidad cultural nacional” (Barrera, 2006).
En esta línea, diversas investigaciones han encontrado que los alimentos regionales conforman un capital con amplio potencial de influencia social y beneficios económicos en las zonas rurales (Sims, 2009; Everett y Aitchison, 2008; Treager et al, 2007; Mitchell y Mitchell, 2000 inter alia). Esta interrelación parte de considerar al turista como un instrumento efectivo de diferenciación para los alimentos con identidad regional. Es decir, el consumo que realiza el turista se asocia a momentos de placer, ocio y esparcimiento, por lo que permanecen en la memoria del visitante y éste, al volver a su lugar de origen, adquiere alimentos como suvenir, los consume como productos que le traen recuerdos de sus vacaciones pasadas e incluso llega a participar en la difusión de su experiencia turística en su entorno cercano de influencia (Barrera, 2006; Armesto y Gómez, 2004). De manera general, se trata de un patrimonio culinario que se vende al visitante a través de una experiencia gastronómica (Ascanio, 2009).
Esta relación que surge entre turismo y gastronomía está teniendo gran relevancia e interés y ha sido objeto de estudio de diferentes organismos, centros de investigación y empresas privadas vinculadas con la actividad turística. Este interés, va mas allá del ámbito académico y científico ya que a partir de su conocimiento y análisis se pueden orientar las políticas y tomas de decisiones dentro del sector turístico. En tanto, que desde el sector privado se puede mejorar la competitividad mediante el conocimiento de las condiciones de los mercados y las repercusiones que tienen las empresas y sus actuaciones en el sector, mientras que desde el ámbito académico existe un creciente interés en este campo de estudio por sus implicaciones económicas, culturales y sociales (Collado y Gómez, 2011). Tanto ha sido el interés despertado por este tema en los últimos años, que al analizar las publicaciones científicas de turismo gastronómico en la Web of Knowledge (Social Sciences Citation Index (SSCI por sus siglas en inglés)) el 37.8% de las investigaciones en temas de comida y turismo han sido publicadas en el período comprendido entre enero de 2008 y abril de 2010 (Ídem).
En este marco, se establece la propuesta que se desarrolla en esta investigación, donde el objetivo principal consiste en analizar el potencial de las rutas alimentarias en el estado de Sonora vía la identificación de los alimentos que los consumidores reconocen como tradicionales y como parte de la identidad del sonorense. Para alcanzar este objetivo global se busca identificar características respecto a cuatro componentes: los alimentos tradicionales, los consumidores, las rutas alimentarias y el turismo rural.
Los resultados de la investigación se presentan a lo largo de este informe que se estructura en cuatro secciones adicionales. En la segunda sección, se presentan elementos conceptuales del turismo de rutas alimentarias, los consumidores y promoción turística. En la tercera sección, se presentan las características y conceptualización del turismo rural. En la cuarta sección, se describe el marco empírico de la investigación; se detallan las características del trabajo de campo, de la zona de estudio, del experimento de elección y de la muestra. En la quinta sección, se exponen algunos resultados descriptivos de los empresarios, así como de los consumidores y de sus preferencias manifestadas hacia los
alimentos tradicionales. Por último, a manera de síntesis de desarrolla una sección final donde se exponen las conclusiones de la investigación, las limitaciones existentes y posibles futuras líneas de investigación.
En resumen, las aportaciones derivadas de la investigación permitirán conocer mejor las preferencias de los consumidores turísticos respecto a los destinos rurales, hacia los alimentos tradicionales, así como conocer el impacto que ha tenido la promoción turística de los entornos rurales. Con ello, se podrán extraer además elementos de juicio que permitan identificar nichos de mercado y explorar nuevas oportunidades de turismo como la de las rutas alimentarias.
StatusFinished
Effective start/end date1/03/1130/04/12