El prisma de la literatura y su futuro en educación

Research output: Chapter in Book/Report/Conference proceedingConference contribution

Abstract

En esta presentación se expone un panorama y un temor. El panorama es consecuencia de la evolución de los experimentos vanguardistas de principios del siglo XX, causantes de lo que ahora se reverencia como posmodernismo cultural. The times are a-changing. No hay, según las nuevas premisas, seguridad en conocimiento alguno, al menos no en la ciencia ni en la tradición, ni esperanza en las utopías. La novela se deslava de contenido y se encierra en un mutismo formal y con ello arrastra como centro magnético a todas las artes. Se transforma, pero ¿hasta qué grado puede metamorfosearse antes de ser ya ella misma y sin saberlo sus lectores y sus críticos? La evidencia de las nuevas dimensiones y otras y diferentes atmósferas de cultura mediocretizadora y democratizante, nos angustian cuando se nos escapa la novela, aquel relato que nos proporcionaba casi un conato de sentido hasta hace poco. Las nuevas artes de imagen y audio, constituidas por una parafernalia tecnológica, el hipertexto, la multimodalidad, multimedialidad, la virtualidad y la interactividad, nos llevan a formas de arte que habían permanecido potenciales y que ahora salen para agravar la vida del hombre contada por un idiota. La última implicación es ¿qué van a investigar los críticos literarios si se terminara la novela? Y ¿qué van a enseñar los profesores de literatura?
Original languageSpanish (Mexico)
Title of host publicationDesde la literacidad académica II: perspectivas, experiencias y retos
Place of PublicationTlaxcala, Tlaxcala
PublisherUniversidad Autónoma de Tlaxcala
Chapter1
Pages7-27
Number of pages20
Volume1
Edition1
ISBN (Print)978-607-8432-93-6
StatePublished - 14 Dec 2017

Cite this

Gonzalez Gaxiola, F. (2017). El prisma de la literatura y su futuro en educación. In Desde la literacidad académica II: perspectivas, experiencias y retos (1 ed., Vol. 1, pp. 7-27). [1] Universidad Autónoma de Tlaxcala.